Carta al extraño que no me duele 

Querido extraño:

Te saludo muy cordialmente para decirte que te tengo miedo y es porque no me dueles. Esto me resulta muy curioso debido a que la mayoría de personas con las que convivo me duelen, de una extraña manera todos me lastiman sin intención alguna pero tú aunque lo hicieses con intención no me dolerías y eso me aterra más que nada. Vivo en una ciudad hecha de miedos, de paranoias y de canciones que nadie escucha, tengo mi propia ciudad gótica y la pongo a tu merced. Haz de ella un buen uso, te recomiendo un restaurante entre la esquina de me gusta un chingo como besas y soy súper awkward cuando tengo poco tiempo de conocer a las personas sirven un platillo riquísimo llamado tus ojos o algo así. Siempre será algo así. Puedes ver los cielos, la mayoría del tiempo son púrpura. Una mezcla perfecta de un rojo cabrón y un azul eléctrico que se traen muchas ganas entre sí y se besan toda la noche para cuando amanezca se mantenga púrpura todo el día. Crecen todo tipo de lágrimas del suelo, lágrimas de felicidad, de cólera, de tristeza y lágrimas de algo así. Te puedes dar un paseo en coche por toda la ciudad y te recomiendo las curvas peligrosas ya que te llevan al centro de ella adonde puedes sentir un éxtasis carnal que nunca se te va a olvidar. Todo puede comenzar bailando.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s