La Última Carta

Pensé que me dolería escribirte por última vez, pero no es así. No me duele, solo me alivia. Esta es una carta para explicarte que, a pesar de que ya no te adoro con el calor de mil soles, aún te tengo un cierto afecto. Pasé tanto tiempo esperándote e idealizando la persona que eras que cuando te tuve me di cuenta de que no eras lo que esperaba. Creo que esto nos pasa a todos, construimos una persona que nos encanta y creemos que es lo mejor para nosotros luego le buscamos cuerpo y bam, el indicado. Eso me paso contigo, pasé meses pensándote y admirándote por lo que pensaba que eras y al final lo único que obtuve de ti fue un gran hoyo de decepción. Una decepción que me cause solita.
No te puedo culpar por no quererme, ni hacerte arder en fuego solamente porque no haces de mi sentimiento algo reciproco. Pero puedo culparme a mí por creer que era así. Puedo culparme de atascarme en el tiempo, un tiempo donde vos si eras esa persona. El tiempo avanza y las personas cambiamos, la manera que percibimos al mundo es alterada por nuestras experiencias. Estamos moldeándonos constantemente, y la pieza que éramos antes ya no casa. Ya somos dos piezas que tienen distintas ranuras y si intentáramos casar, nos quebraríamos. Creo que para poder casar tendríamos que moldearnos juntos en el tiempo para que en algún momento una sensación, una experiencia nos haga tener una ranura similar y conectar. Claro que esperar a que eso pase es cosa de quebrarnos y ver como moldearnos luego. Es un proceso doloroso al que no muchas personas se someten, incluyéndome. Las ranuras son cosas mágicas que pasan una vez en la vida y si uno no entiende no aprovecha.
Ya nada de esto importa porque somos otras personas, somos otra piel. Al final no crees en la magia, y así no puedes volar. Yo amo volar y no me voy a cortar las alas solo porque tú no las veas. No me voy a privar de conjurar hechizos ni de aprender nuevos, solo porque a ti te falten ganas. Quisiera mucho que lo sintieras, pero si no crees no puedes.
Lo que si podemos hacer es observarnos a la distancia y entender que, algún día casamos y eso nunca se nos va a olvidar. Nunca vamos a desaparecer del todo, seremos otros sin tener que ponernos un nosotros como título.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s