Reactor Emocional

Parada en el centro de una ciudad llena de personas, explotó. Su reactor emocional exploto y nadie sabia con exactitud que hacer. Sus llamas en forma de lágrimas no paraban de brotar de su nada, sus risas se convirtieron en alaridos de dolor y su corazón se evaporo en el viento. Se lo llevo la brisa, lo arrastro por toda la ciudad y cada una de las personas que vivían ahí lo absorbió sin saber que tan dañino podría ser.

Todos hicieron su mayor esfuerzo por apagar las llamas, pero nadie conocía que compuesto apagaría estas. que habían nacido de la reactividad emocional. Cada vez se hacía más y más grande el humo de pensamientos, se esparcía por la ciudad y se colaba en los pulmones de los demás. Los llenaba de veneno, porque los sentimientos quemados y manipulados nunca dejan nada bueno.

Nada bueno iba a pasar si no lograban controlar la explosión. Pero las emociones son algo de lo que no se tiene conocimiento exacto al momento de su reacción. No se sabe que tanto puede llegar a dañar o a sanar. En este caso, los mato a todos. Todos los que trataron de ayudar murieron, como héroes valientes.

Tantos intentos fallidos llevaron a la conclusión que la ciudad era inhabitable, las emociones eran tan intensas que arrasaron con todo a su paso. Todos se fueron y ella, se quedo ahí. Sola, tóxica y con miedo.

 

pequeño cuento, a la carrera, inspirado en Chernóbil. 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s