Ya no quiero a Cole Sprouse, te quiero a vos.

Ya no quiero a Cole Sprouse, te quiero a vos.

porque te quiero tomar de la mano agresivamente hasta que entiendas que veo tantas películas de terror porque la intensidad de la sangre corriendo de las víctimas me recuerda a la intensidad que siento cuando te veo los ojos de cielos que te manejas.

porque creo que conocerte ha sido el highlight de mi vida en los últimos años.

porque confío en ti y eso me vale más que cualquier sentimiento, porque yo puedo querer muchísimo a una persona pero eso no significa que confíe en ella.

porque me gusta como dices mi nombre

porque quiero cambiar todos los mandamientos que Dios puso a la tierra por vos

quiero amarte sobre todas las cosas

no abra otro nombre en mi boca que no sea el tuyo

te santificare el cuerpo con mi saliva

ya nunca te diré marica

prometo intentar no matarte de amor

cometeremos todos los actos impuros que se nos ocurran y hasta los que no

no te mentire

pero si te voy a robar todas las sonrisas que pueda

el consentimiento de la pureza será el más impuro que puedas pensar

no quiero a otro, te quiero a vos.

 

 

 

 

 

Advertisements

S(uficiente)ofía

Está hecha de azúcar azul con cubierta roja y si la mantienes suficiente tiempo en la boca tu lengua se vuelve un cielo con un tono perfecto de morado ebrio. Su cabello es de regaliz con tonalidades tierra y si lo masticas lo suficiente tus dientes salen a volar dejando mensajes de humo en el firmamento. Sus muslos son de malvavisco y si los acaricias lo suficiente tus manos se vuelven nubes que últimamente han tomado la tendencia de llover mucho sin atenerse a las consecuencias. Sus piernas largas son dos varas de canela y toma un baño diario en la tina para hacerte suficiente café. Un día estarás en la flotadera y te darás cuenta que nadie te hace café como ella, ni en las tardes, ni en las mañanas, ni en los mediodías, ni en las noches, ni en las madrugadas. Dejame mencionarte la parte más descomunal de ella, de sus senos nació la vía láctea y de su sexo el pecado original y si los contemplas lo suficiente alcanzarás el nirvana de las tres de la mañana que siempre buscas. Se fuma los cigarros hasta el filtro así que ten el suficiente cuidado de no hacerla enfadar. Está loca y no le das miedo. Le gusta jugar al ruido interior, juega con ella lo suficiente. Suele perderse mucho pero siempre se encuentra, es autosuficiente de hacerlo. Se alimenta de fresas, sol y sueño y su bebida favorita es la sáliva de poetas famoso, Jaime Sabines por ejemplo. Te hará reír al cubo y llorar al cuadrado, y si sumas eso y luego lo multiplicas por cuatro así se siente que te ame, espero que eso sea suficiente.

 

Perdón por no comerme tus papas

Hola, creo que te extraño. Comenzaré con una metáfora para que me entiendas. Tú me cocinas papas fritas, las sirves como me gustan y me las como y pues exactamente cuando termino de comerlas me arrojas el aceite sobrante sobre todo el cuerpo, me quemas horriblemente. Me alejo de ti corriendo al hospital, estoy varios días en el hospital. Más de los que debería porque hay lindas enfermeras y doctores que saben lo que hacen. Salgo del hospital directo a casa y aun tengo miedo. Entro y tú no estás, andas en no sé donde haciendo no sé qué y cuando vuelves me ves. Te tratas de disculpar pero mi cuerpo no puede tener interacción con el tuyo. Es algo físico y mentalmente imposible. Guardas silencio y yo hago como si no estás ahí, trato de borrarte de la escena. Me comienzas a cocinar papas otra vez y me las sirves pero no me las puedo comer, no puedo ni siquiera verlas porque me da miedo lo que pueda llegar a pasar después que de el último bocado. Veo el plato y luego mis quemaduras. El dolor es lo que más recuerda el ser humano y al ser una quemadura en mi caso es algo más notorio, algo que puedo percibir con mis cinco sentidos. Mi cuerpo está lleno de quemaduras y las veo al día a día. Perdón por no comerme tus papas es que me da miedo lo que sigue a pesar de que tal vez no tienes la misma intención pero mi piel está marcada.

 

Carta al mal comprador de tacos

Vete a la mierda y cuando regreses me traes una orden de tacos al pastor. Te odio y no me aguanto por que te vuelvas de la mierda para poder hacer todo lo que nunca quise hacer contigo. A veces me encuentro sola pensando por que te mande a la mierda, pasa tiempo y aun no logro recordar entonces tomo mi teléfono, estoy apunto de enviarte un mensaje y en ese instante cuando te voy a escribir que por qué tardas tanto me acuerdo

que ya no te quiero

que solo tengo hambre de los tacos

que cualquiera me puede traer tacos

que yo sola puedo ir por mis tacos

que yo soy los tacos

que fuiste una mala persona comprando tacos

que siempre buscas los tacos más baratos

que nunca me traías las salsas que me gustaban

que llegaban fríos

tiesos

sin ganas de ser comidos

y me los comía aun así

me canse de mandarte a la mierda a comprar tacos y que ni siquiera supieses escoger bien, ni hacer nada bien, ni quererme bien, ni besarme bien, ni entenderme bien aunque ni yo me entiendo bien.

esto lo escribí el 1 de octubre 2015